Wednesday, 30 June 2021 05:57

TRIUNFO ROTUNDO DEL TOREO DE DIEGO URDIALES EN BURGOS

Foto:Carmelo Betolaza Foto:Carmelo Betolaza Foto:Carmelo Betolaza

Tres orejas ha cortado Diego Urdiales en su debut como matador de toros en el Coliseo de Burgos, una a su primero en una faena de temple, una vez que afianzó al de Torrealta a base de someterlo a media altura y sin brusquedades y dos del que hacía cuarto, un colorado con el que el torero de Arnedo desplegó toda su tauromaquia para trenzar una faena en la que brotaron los naturales más puros y el toreo de sentimiento, todo ello impregnado del sello de la torería y la despaciosidad que desprende Diego Urdiales cada vez que pisa la arena.

ASÍ LO CUENTAN

 

JESÚS RUBIO Diario La Rioja /larioja.com

URDIALES ROMPE AL NATURAL LOS ESQUEMAS DEL TIEMPO

"Por un momento se paró todo. El tiempo dejó de correr, o eso sentimos, y el toreo grande comenzó a fluir en el moderno Coliseum de Burgos. Todo alejado de esa tauromaquia huracanada y llena de muletazos inconexos al que nos llevan los nuevos tiempos. Nos encontrábamos en el cuarto toro. Un colorado chico de Torrealta que tuvo movilidad pero que cabeceó mucho en los albores de la faena de muleta, desdibujando los muletazos por el pitón derecho. Él y Urdiales se encontraron al natural. Su toreo apareció en escena con la misma sutileza y suavidad con la que cimentó la faena por el pitón izquierdo. Fue al natural donde ocurrió todo. La verdad. La emoción. Un cante al toreo grande en los días grandes. Este martes, por San Pedro . Con hondura cuajó naturales extraordinarios, reduciendo las revoluciones de la embestida hasta prácticamente dejarlas a cero. Toreó templado, olvidándose de lo vertiginosa que había sido su aparición en el coso de Burgos, en el que debutó. Con menos de 24 horas le llamaron para que acudiese al rescate tras la sorpresiva retirada de Enrique Ponce de los ruedos.

Con supremacía, demostrando autoridad, mando y firmeza, tiró del toro, hilvanando naturales con hilos caros, cruzándose, impregnando cada uno con sentimiento. Una lección magistral de lo que el toreo es y seguirá siendo pese a las modas. Fue volteado en el tramo final en un arrebato en el que quiso cerrar la faena doblándose por bajo. Mató de una estocada hasta la bola y paseó las dos orejas entre una atronadora ovación de un público rendido a Urdiales y al toreo.
Blandito fue su primero . Un 'torrealta' anovillado al que le costó embestir. Perdió las manos el animal en varias ocasiones, pero Urdiales le cuidó y mimó hasta sacarlo a los medios ya en el tercio de muleta. En la misma boca de riego trató de no someterlo por bajo, sin exigirle trató de llevar el viaje con firmeza y suma delicadeza. Gustó Urdiales en el toreo por el pitón derecho. Se gustó él también, y en esa verticalidad que conmueve y llega, a media altura, compuso una faena que tuvo momentos bonitos. Al natural el toro ya tuvo menos fondo, pero Urdiales siguió tirando de él con fe. Bonitos fueron los remates con los que cerró las tandas, de sabor añejo. En la suerte contraria metió el estoque hasta la empuñadura. Rodó el toro y cayó la primera oreja."

 

JAVIER CÁMARA nuevecuatrouno

PONCE LA FIRMÓ Y URDIALES... ¡LA TOREÓ! PUERTA GRANDE PARA EL ARNEDANO EN BURGOS

"...Urdiales, que este lunes debutaba en Burgos, ha demostrado tener el toreo en la cabeza; sabe la lidia que necesita cada toro y, lo que es más importante, saber darla.

Poco o nada bueno auguró la salida del primero, cuando no se alejaba del capote del riojano en el saludo y perdió las manos en un par de ocasiones. Urdiales optó entonces por ganarse la confianza de su enemigo: series cortas y a media altura a las que luego fue alternando muletazos de mando y buen trazo. El temple y la suavidad pulseaba cada lance para llevarlo lo más lejos posible. La muleta siempre puesta para enganchar el siguiente. Y así, Urdiales se inventó una faena casi de la nada. El final arrebatado alternó molinetes y pases de castigo rodilla en tierra. Como siempre, sin estridencias. La estocada efectista arrancó el primer trofeo.

El colorado cuarto no auguraba nada positivo hasta que ‘El Víctor’ lo llevó muy largo y templado al colocarlo en banderillas. Pareció como lesionarse de una mano, pero, poco a poco, se fue viniendo arriba gracias a una castita y una bravura aún inadvertida. Eso y que Urdiales volvió a entenderlo a la perfección, para dejar ir y venir a su aire al bueno de ‘Torrealta’ en los primeros compases de la faena. Y ya, rendido y confiado, volvió a brotar el toreo. Misma receta: temple, suavidad, gusto, ligazón y mando. Una oda al toreo natural. Torería antigua. Un susto al final dejó entrever la importancia de la obra del riojano. Una gran estocada y un triunfo incontestable. Nunca Ponce hubiera estado mejor sustituido.

TRADUCTOR

AGENDA 2016



RETRATO DE PUREZA

ÚLTIMOS VÍDEOS


MICRORRELATOS

Pincha la foto para descubrirlos

  • img_0754.jpg
  • img_0783.jpg

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Ya se han establecido cookies utilizadas para el funcionamiento esencial del sitio.                      Acepto las cookies de este sitio. Ver Más