Lunes, 25 Agosto 2014 05:30

DOS OVACIONES ANTE DOS VICTORINOS IMPOSIBLES EN BILBAO

Foto: Carmelo Bayo Foto: Carmelo Bayo

Dos Victorinos de distinta condición, uno manso, parado y aquerenciado y otro orientado y con peligro, impidieron a Diego Urdiales desplegar su toreo clásico y puro en la plaza de Vista Alegre de Bilbao, pero con los que pese a las circunstancias, volvió a dejar el sello y la impronta de su torería, de su aplomo y de la seguridad de su poderosa muleta. En su primero, dibujó varios naturales de mucho gusto antes de que el cárdeno decidiera que no quería seguir embistiendo y se refugiase en chiqueros y con su segundo, un imposible que buscaba el cuerpo del riojano en cada pasada y que tiró varios derrotes fraticidas, uno al pecho y otro que casi le arranca el antebrazo, mostró la torería añeja que atesora doblándose por abajo, lidiándolo a la antigua  sobre las piernas, desplantándose con rabia y despenándolo con una estocada final que lo rodó sin puntilla.

Bilbao, "su" Bilbao, le supo reconocer sendas actuaciones tras el arrastre de los Victorinos imposibles y ovacionó con fuerza a Diego Urdiales que recogió el cariño de la afición saliendo a saludar desde el tercio.

TRADUCTOR

AGENDA 2016



RETRATO DE PUREZA

ÚLTIMOS VÍDEOS


MICRORRELATOS

Pincha la foto para descubrirlos

  • img_0754.jpg
  • img_0783.jpg

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Ya se han establecido cookies utilizadas para el funcionamiento esencial del sitio.                      Acepto las cookies de este sitio. Ver Más