Saturday, 14 August 2021 00:00

DEBUT CON SELLO PROPIO EN GIJÓN

Diego Urdiales debutaba en la Feria de Begoña de Gijón y dejó sobre el ruedo de la plaza de El Bibio la impronta de su toreo despacioso y con sentimiento en dos faenas marcadas por la sutileza, la naturalidad y el compromiso. Una oreja le cortó a su primero de José Vàzquez que pudieron ser dos si no se le hubiesen atascado los aceros en su segundo.

ASÍ LO CUENTA

 

LA BELLEZA DEL TOREO DE URDIALES EN GIJÓN

Javier Càmara en www.nuevecuatrouno.com

Corretón de salida fue ‘Magosto’, encargado de abrir plaza. Una vez sujetado en el capote de Urdiales, el de José Vázquez se durmió en un lance por el pitón derecho. La despaciosa verónica levantó las cartas del toro. O todo por el derecho o nada.

El exquisito temple del toro chocaba con la falta de fijeza y la condición huidiza de este. Las adormecidas embestidas en los vuelos de la muleta parecían restar valor a la labor del riojano. Hasta que llegó el atropello y con él, de la mano, el mérito. ¡Qué despacito estaba toreando Urdiales! Tiró de él hasta detrás de la cadera. Pulseada la embestida, fabuloso el trazo. ¡Qué paz daba ver aquello!

Muy cerca de la barriga del riojano terminaban los pitones cuando el de Arnedo citó por el izquierdo. Trincherillas y ayudados como recurso y vuelta al lado bueno. Insistió Urdiales entonces con ir a los medios y el toro con tirar para tablas. Parecieron reñir. Un gran estoconazo terminó con la discusión.

Volvió a brillar la cuadrilla de Urdiales en el cuarto. Burgos se sujetó a la perfección a caballo. ‘Pirri’ y Tirado parearon con facilidad y ‘El Víctor’ acompasó en la brega la rebrincada embestida del toro. Brindó Urdiales al público y deleitó en un inicio de faena rebosante de torería y sabor rodilla en tierra. La trincherilla, una joya.

Que no se terminara de alejar de los vuelos de la muleta la sosa embestida por el pitón derecho sirvió para que Urdiales ofreciera una lección de toreo al natural. Primero a media altura. Fue salpicando los mandones después y obró el milagro más tarde. Porque ‘Decisivo’ era de corto recorrido y, pese a ello, Urdiales dibujó muletazos de increíble belleza. ¡Y los ligó!

Un paso perdido por instinto. Casi inapreciable. Humillado el toro, recién superado el zénit del natural y con la franela aún arrastrada. Era entonces cuando el riojano giraba sobre sí y seguía tirando del toro para dar consistencia a tanta belleza. Ni un hilván, ni un pespunte. Cosido todo. De verdad y de torería. También de empaque. La reunión fue máxima, como la rendición de Gijón ante el riojano. Magníficos los de pecho. Tres fueron las tandas de tanta belleza. ¡Vaya con el debutante!

Antes de cerrar la obra con trincherillas y ayudados, dos de cada, hubo un derechazo gozoso. Pero pinchó y se atascó con el descabello para emborronar lo más valioso de la tarde. Una pena.

Leer crónica completa

TRADUCTOR

AGENDA 2016



RETRATO DE PUREZA

ÚLTIMOS VÍDEOS


MICRORRELATOS

Pincha la foto para descubrirlos

  • img_0783.jpg
  • img_0754.jpg

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Ya se han establecido cookies utilizadas para el funcionamiento esencial del sitio.                      Acepto las cookies de este sitio. Ver Más